Posted On 26 diciembre, 2013 By In Crónicas / Menciones, Otras And 6143 Views

El casting de Men’s Health 2013

Me imagino que la gran mayoría de los que me seguís por las redes sociales o que me leéis en este humilde blog ya sabéis que me he vuelto a presentar al concurso de portada que organiza la revista Men’s Health, y digo he vuelto porque en el 2008 ya fui ganador de este concurso.

Bueno, en esta ocasión también ha habido suerte y me he colado de nuevo en la final, si bien viendo el gran nivel de los otros 14 chicos que habían llegado al casting, tras una votación por Internet, no daba un duro por estar incluido entre los 5 finalistas, pero ahí me tenéis, a mis 40 castañas, demostrando que eso de la edad no debe ser un impedimento para estar en forma.

Voy a hacer un resumen de lo que fue el casting o semifinal de este querido concurso. Reconozco que ganar en su día este concurso me cambio la vida para bien, ya que me abrió la posibilidad de poder escribir mis experiencias para todo el mundo, pudiendo orientar, dentro de mis pequeños conocimientos, y sobre todo motivar a muchas personas que se inician en las pesas y en el deporte, para que se tomen la actividad deportiva como una parte más de su vida.

El inicio del día

No me voy a extender sobre el viaje o mi estado físico, solo decir que fui con una infección en la garganta la cual, en el casting, me subió al oído derecho por el que no oía nada. Se alinearon los astros y parecía que todo iba a salir fatal, sediento tras la diuresis, lloviendo a cantaros y sin paragüas (compre uno pero se lo dejé a Leire para que no se mojara), llegué al lugar de encuentro, congelado, calado y con cara famélica tras toda la noche sin dormir.

jurado

Mientras esperábamos a que nos vinieran a recoger para ir al lugar donde estaba el jurado para realizar las pruebas (El Corte Inglés de la Castellana) estuve hablando sobre todo con Borja, un chico majísimo que me hizo más amena la espera, la verdad los 14 eran chavales muy majos y simpáticos.

El inicio del casting

chicsb

Nos dividieron en dos grupos para cambiarnos en los baños de la inmensa planta del Corte Inglés, y allí nos hicimos un hueco como pudimos, y aunque parece limitado, fue más que suficiente y comprado con la semifinal del 2008 todo un paraíso. 🙂

Empezamos simplemente poniéndonos unos pantalones vaqueros, con el calzado que quisiéramos y una camiseta de Men’s Health con una etiqueta para identificarnos, con el fin de que el jurado nos evaluara mejor. Lo primero, tras vestirnos, fue una presentación individual por parte de Jordi (director de la revista). Lo mío fue gracioso, ya que tras presentarme como el “repetidor” más mayor y demás, a mi lado se colocó Ernest, una chaval de 20 años, del que dijo que podía ser mi hijo, jejeje. Habría estado bien haber tenido un hijo con 20 años y presentarnos los dos al concurso, verdad? Sacarnos a ambos en la portada habría sido apoteósico.

Tras esa presentación nos dividieron por parejas y fuimos presentándonos al jurado. A mi me tocó con “mi hijo” Ernest, primero hablaba él y si quedaba tiempo me preguntaban a mi, así que fue un poco caótica esta entrevista por parte del jurado, pero bueno se hizo lo que se pudo.

entrevista

Tras la entrevista tocaba presentarse individualmente y que nos vieran el cuerpo, así que nos calzamos un bañador de la marca Jockey (patrocinador del concurso) y, micrófono en mano, hablábamos sobre nosotros un poco, nuestra ocupación, lugar de procedencia, actividades … y porqué nos merecíamos salir en la portada. Lo mío creo que lo conoce todo el mundo, simplemente deseo motivar a toda esa gente que se cree que con el paso de años uno no puede estar en forma, y realmente, si se quiere, se puede.

Prueba de la comida

Esta prueba me encantó, y es que fue toda una novedad para mi pues la otra vez no se hizo, aunque creo que los años anteriores sí. Consistía en, con un vale de El Corte Inglés de 20€, bajar al supermercado, y en 15 muntos, comprar el menú para realizar tres comidas principales y explicar el porqué se había elegido esto

comprando

La verdad, pasar tantas horas en las estanterías de los supermercados, revisar tanto la dieta, hacer tantos ejemplos de dietas para orientar un poco y contar, como cuento, las calorías al miligramo, hizo que esta prueba fuera la que más disfruté de todas.

En 10 minutos compré: 12 huevos, 500g de avena integral, 1 litro de leche entera sin lactosa, un kilo de arroz integral, una bandeja de fruta con 2 kiwis, 1 plátano, 1 manzana, 1 naranja, 1 pera y un plátano, una bandeja de champiñones laminados, una bandeja de tomate, una ramillete de cebolleta, dos latas de ventresca en aceite de oliva, una bolsa de molde integral y un bote de miel. Había cogido una lechuga pero me pasé por 30 céntimos así que la tuve que devolver.

explicando

La explicación fue sencilla, si bien apuntille que no tienen porque ser ni 3 ni 6 comidas, que lo importante es el computo diario, pero me amoldaba a tres comidas principales que ellos habían estipulado, eso sí, también iba a hacer dos comidas entre horas para maximizar la síntesis de proteína.

Esta fue mi explicación: el desayuno iba a constar de leche sin lactosa, que aunque no soy intolerante la prefiero, y avena integral, acompañada de 3 huevos a la plancha y la naranja. Al de 3 horas metería un sándwich de miel y un vaso de leche con el fin de elevar la insulina para que los aminoácidos que estuvieran en plasma podrían hacer que maximizase la síntesis de proteína, ya que no se necesitaba más proteína hasta las siguientes 5 o 6 horas. En la comida iba a cocer arroz integral y echarle un tomate y una lata de ventresca, esta carga de carbohidratos se podía usar como preentreno y si se quería un post entreno se podía cocer 4 o 5 claras y comer el plátano que tenía, o bien tres horas comer otro sandwich con miel con el mismo propósito que en la mañana. Y para cenar iba a hacer un revuelto con champiñones y le otra ventresca, acompañada de una ensalada de tomate y cebolleta y 2 o 3 rebanadas de pan integral, con el fin de llegar a las 2300kcal que necesitaría una persona con mis datos.

Tengo que reconocer que me felicitaron mis compañeros y el jurado se quedó un tanto descompuesto, me imagino que eso de la MPS les pillaba un poco fuera de juego, salvo a Iván, que seguro le sonaba todo. Jordi a mitad de mi charla me dijo que parecía Saber Vivir, y al finalizar comentó “a ver quien supera eso“, así que me quedé más contento que Falete en un self service.

La prueba de estilo

La siguiente prueba iba a ser por grupos de 5, y lo que debíamos hacer era recorrer la segunda o la quitan planta y vestir a uno de nosotros dependiendo de una situación en concreto. A nosotros nos tocó vestir a Christian, que haría de modelo, para acudir a una entrevista en una consultoría financiera.

vistiendo

Teníamos 15-20 minutos para vestirle completamente, usando ropa de las marcas patrocinadoras: Jockey, Hominem, Emidio Tucci, Green Coast y Fórmul@ joven El Corte Inglés. Así que cogimos unos calzoncillos Jockey, unos zapatos Emidio Tucci, un traje también de Emidio Tucci, con corbata Formul@ Joven y cinturón Hominem, además de un abrigo de Emidio Tucci, que creo recordar que anunca Xabi Alonso o similar.

vestido

La verdad que entre la percha que tiene Christian, la elección del traje, y la buena defensa de Borja en la elección de la corbata creo que nos dió un punto extra, además de saber elegir un poco de cada marca. Así que salió todo redondo.

Fitness en la calle

Sólo quedaban las pruebas de fitness que según comentaron este año iba a ser un circuito callejero de Crosfitt pero entre que la climatología no acompañaba y que se nos estaba echando el tiempo encima, se quedó todo en una sesión de fotos rápida en la explanada lateral de El Corte Inglés, corriendo, subiendo y bajando las escaleras y eso sí, los últimos esprines sin camiseta!!

corriendo

El “quinto” elemento

Tras largo día que llevábamos y el nivel que había en cuanto a musculatura, educación y simpatía en ese momento tuitee algo así “imposible que llegue a la final“. Así que me enfrentaba a la elección de los 5 finalistas sin mucha moral, si bien había salido todo bastante bien, ese malestar general que tenía, la infección que iba a más y las ganas de beber, me hacía ver que era el peor de los 15, incluso de los cientos que desde el principio se han presentado al concurso este año.

Suele pasarme que no soy nada objetivo conmigo mismo, quizá porque me exijo siempre mejorar, o porque no me valoro tanto como debería, y aunque siempre estoy motivado para todo, con ganas y mucha ilusión, nunca me veo del todo bien, y en ese momento me veía fatal.

chicos

Jordi, micro en mano, fue despiendo el evento y empezó a decir los finalistas: Juan Andrés, May, Tony y Christian eran los elegidos, y faltaba uno, pero antes de decir el nombre, nos dio un pequeño agradecimiento a todos, y una despendida global, así que mi mente ya pensaba en quien de los otros 10 chicos iba a ser el elegido… tras varios minutos de charla Jordi concluyó: “Y el quinto finalista es también un viejo conocido de la revista: David Díaz“, coño, que sorpresón!!! Creo que hasta me dejó de doler la garganta y por un momento me sentía como en una nube. Casi me emociono y todo. Mi mujer se reía de mi la muy condenada…

Al final había conseguido mi objetivo, colarme en la final. Tras un año en el que había escrito un entrenamiento para participar en el concurso de portada de la revista Men’s Health, había demostrado que si uno quiere puede estar en forma, sólo era cuestión de entrenar, comer bien y creer en uno mismo.

seleccion

La portada

Ahora queda el premio, salir en la portada, pero este objetivo se queda fuera de mis expectativas, es algo difícil que ocurra, eso sí, ojalá la gente de la revista crea que deba ocupar de nuevo la portada para demostrar que se puede estar en forma a los cuarenta, y sea así el primero que gane dos veces el concurso, pero con llegar hasta aquí creo que es una buena recompensa a este año de entreno y dieta, que si bien no ha sido para nada duro, si que, al ser más mediático por exponer mi entreno y dieta, ha sido algo más estresante.

Aún todos vosotros podéis elegirme como favorito, quizá con ello convenzamos al jurado que me merezco repetir portada, ¿porqué no puede ganar un cuarentón? ¿porqué no puede salir de nuevo alguien que ya ha salido? Simplemente ¿y porqué no? Podéis votarme en este link final (hay que registrarse, para saber como hacerlo os escribiré un post) y entre todos los que voten se sortearán unas camisetas de Men’s Health.

GRACIAS POR VUESTRO APOYO!

Tags :

David Díaz Gil (Ortuella, 1973). Ingeniería Superior en informática, quiromasajista, masajista deportivo, bloggero y tuitero. Entre las pocas cosas que caben destacar de mi y de las que estoy orgulloso son: - Ganador del concurso de portada Men's Health 2008 - Finisher triatlón distancia Ironman 2010 - Finalista a los 40 años del concurso de portada Men's Health 2013 - Bloggero y tuitero difusor del deporte - Motivador fitness

5 Responses

  1. Muy buen artículo David, yo lo viví parecido pero, por desgracia para mi, con otro final. Jeje

    Eres todo un ejemplo.

    Att: tu “hijo” 🙂

  2. Felicidades David. Sabia que ibas a llegar lejos. La portada es tuya. Lo he dicho siempre. Me ha divertido leer como fue todo aunque ya vi hace dias que eras finalista. Te deseo lo mejor para el próximo año. Un abrazo.

  3. Buenas david, no he entendido muy bien la explicación del sandwich con miel para elevar la insulina y tal, y me parece superinteresante. Te importaría explicármelo por aquí?

    Gracias.

Deja un comentario